31 ene. 2011

Oh My

Nunca entenderé por qué, pero al finalizar un periodo de vacaciones siempre tengo ganas de escribir.

Aunque la Navidad tampoco son unas vacaciones propiamente dichas, porque si bien no salgo de casa, tampoco salgo de los apuntes.

Durante estos meses han cambiado cosas, y si más no parece que mi vida sigue igual que siempre: lenta, aburrida y esperando esa chispa de alegría que no llega, que parece que no llegará nunca (y que tal vez, nunca llegue).